Tour de Francia 2018 – Los favoritos

Tras meses de ausencia, nuestro colaborador y amigo @comovaeso vuelve a escribir, lo hace con la llegada de la mejor carrera del mundo. Llega el Tour de Francia. Llega la prueba por etapas más importante del año, todo un acontecimiento. Y llega, quizá, la edición del Tour más emocionante del nuevo siglo.

Vamos a hacer un repaso a cómo llegan al Tour de Francia 2018 l os favoritos a la victoria final:

5 estrellas

Chris Froome * (A la espera de su participación/resolución) Cuatro Tour de Francia para el gran favorito a la victoria final. Un año más, Sky va a presentar en la salida un equipo de ensueño: Kwiatkowski, Thomas, Poels, Bernal…Castroviejo, Van Baarle, Moscon. No sé, cualquiera de ellos podría ser líder en otras escuadras World Tour. Pero no…están en Sky para que Froome gane. El keniata ganará tiempo a (casi) todos en la contrarreloj individual y en la contrarreloj por equipos y no es peor que nadie en las montañas. Tras su exhibición en Finestre, en el Giro, que era lo que le faltaba, sólo le queda demostrar que es posible, tras muchos años, ganar Giro y Tour en un mismo año. En contra, que pueda llegar un poco cansado a la tercera semana tras alcanzar, posiblemente, un pico de forma en la última semana del Giro y que le pueden pasar factura (en el Giro no fue así) los rumores sobre su doping.

Richie Porte

Obviamente, éste podría ser el año de Richie Porte. Concentrado en el Tour desde el principio de año, ausente en la mayor parte de las carreras (donde otros años solía exhibirse) y con un notable golpe de pedal como demostró en la Vuelta a Suiza. El tasmano está ante su gran oportunidad de ganar una grande si tenemos en cuenta que Froome viene del Giro (en los últimos años se ha visto lo complicado que es hacer este “doblete”) y que, más allá de la crono individual, donde debería ser mejor que la gran mayoría de sus rivales (exceptuando a Tom Dumoulin y, quizá, Froome) también hay una (mediana) crono por equipos donde el sub-campeón del mundo de la especialidad debería marcar diferencias. Porte contará con un Van Garderen que en Suiza parece haber asumido, por fin, su rol de gregario para grandes carreras y con un Caruso que podría tener su protagonismo en la montaña. En contra, su facilidad para tener mala suerte y que su mejor puesto en una Vuelta Grande lo fue en el Tour de 2016, donde fue quinto. Escaso bagaje…

 

4 estrellas

Los Movistar (capítulo I) : Nairo Quintana

En Suiza dejó claro que él era el líder del equipo. Tercero en la Clasificación General final, sólo superado por Richie Porte y Jakob Fuglsang, hasta hace poco más de un año parecía el único ciclista capaz de batir a Chris Froome. Tras una temporada para olvidar, la de 2017, este año volvió a centrarse en el Tour de Francia y su preparación ha sido mucho más suave. Segundo en su país, a principio de temporada, ha sido segundo en la Volta, sexto en la Itzulia y tercero en Suiza en sus únicas apariciones en World Tour. Ya ha ganado dos veces en la Vuelta y dos veces en el Giro y se ha subido al podium en el Tour. Cuenta con un equipazo (para apoyarlo???) y experiencia en carreras de tres semanas. En contra, su escaso potencial contra el reloj frente a Froome, Porte o Dumo y las batallas internas que podrían generarse en el seno de su equipo.

Tom Dumoulin

A ver, es verdad que el holandés también viene del Giro y en sus cuatro apariciones en el Tour de Francia no ha pasado del 33º tercer puesto (ha abandonado en 2015 y en 2016) pero también es verdad que parece, actualmente, el único ciclista con potencial en todos los terrenos para competir con Froome, Quintana y Porte. Especialmente dotado para la contrarreloj cuenta con un equipo muy apto para la disciplina (de hecho, actual Campeón del Mundo de contrarreloj por equipos) y ya en el Giro ha demostrado que no tienen nada que envidiar a los grandes escaladores, a pesar de su corpulencia. Apenas ha rodado este año y, quizá, puede llegar con frescura a la carrera (si está entre sus objetivos) y podría contar con Kelderman como fiel lugarteniente. En contra, su falta de experiencia en el Tour y, como Froome, que pueda llegar un poco cansado a la última semana.

3-ESTRELLAS

Romain Bardet

Segundo en 2016 y tercero en 2017, el hombre de Ag2r demuestra que sabe aparecer, siempre, cuando se trata de pruebas marcadas en su calendario. Siempre aparece en la Lieja-Bastogne-Lieja, siempre aparece en Dauphiné, suele aparecer en París-Niza y SIEMPRE aparece en el Tour, su gran objetivo del año. Ag2r ha mejorado mucho en la crono por equipos (para apoyar a su líder, principalmente), cuenta con Latour para las montañas y gente notable como Gallopin o Naesen en otros terrenos…en fin, que lo tiene todo…salvo habilidad contra el reloj. Parte con ese handicap y debería arriesgar en la montaña para llegar con opciones a la durísima última contrarreloj del Tour. En contra, por tanto, su escaso potencial contra el reloj y la igualdad que existe entre todos los favoritos en la montaña, lo que le obliga a arriesgar.

Movistar (capítulo 2): Mikel Landa

El año pasado se quedó muy cerquita del podium de la “Grande bouclé” y dio varias exhibiciones en el Giro. Esta temporada fichó por Movistar para ser lider (???) o no sabemos. Pero lo que esta claro es que el explosivo escalador de Movistar puede ser uno de los ciclistas que más juego den en la carrera. Ha sido sexto en Andalucía, sexto en Tirreno y segundo en la Itzulia, ha probado los adoquines en la E3 y trabajó para Nairo en Suiza, donde demostró buenas aptitudes para el momento de la temporada en que se encontraba. No sabemos cómo jugarán “los curas” la baza del de Murguía pero lo que está claro es que es uno de los ciclistas más imprevisibles y espectaculares del pelotón y aunque, quizá, no tiene los galones para pelear por la victoria se pueden esperar grandes cosas de él. En contra de sus aspiraciones, Nairo Quintana y su posible pérdida del tiempo en las cronos.

Movistar (capítulo 3): Alejandro Valverde

A ver, ¿quién le va a decir a Valverde que no lo tenemos que poner a la altura de Landa y cerquita de Quintana? Este año lo ha hecho casi todo bien. Falló en Ardenas, eso sí…pero le dio tiempo a dar alguna que otra exhibición en los adoquines “A través de Flandes” y ha estado brillante en todas sus citas. Forma parte de un equipo superlativo, con Landa y Quintana, y acude al Tour sin ninguna presión, dado que es consciente de lo difícil que es ganarlo, a estas alturas de su carrera, y ya alcanzó el podium en 2015 cuando apenas nadie daba un duro por él. Su papel en el equipo debería estar subordinado al liderazgo de Quintana, algo que ha reconocido pero no extrañaría, en absoluto, que el murciano asuma otro rol una vez avance la carrera. En contra, que siempre suele tener un día malo y que, como Landa y Quintana, puede que tenga el enemigo en casa.

Vincenzo Nibali

Al italiano hay que ponerlo entre los favoritos, no cabe duda. Es el único, además de Froome, que ha ganado las tres grandes y, aunque no pareció en Dauphiné que sus piernas sean las mejores ya sabemos que “Il squalo”, no se sabe cómo, pero siempre llega bien a la tercera semana donde, como todos sabemos, se definen las Grandes Vueltas. Cuenta con un bloque notable, tanto para defenderse en las montañas (Pozzovivo, los Izaguirre) como para no perder demasiado en la crono por equipos y, aunque el año pasado apenas dábamos un duro por el italiano, ganó etapa en el Giro de Italia y en la Vuelta a España y subió al podium en ambas carreras. Este año apenas ha aparecido más allá de su brillante victoria en la Milán-San Remo. Pero Nibali es Nibali y ya sabemos lo que pasó en aquel Tour del pavé camino de Arenberg. En contra, su escuadra no es tan fuerte como las de Froome o Porte y, quizá, pesan un poco, ya, los años para pelear por la victoria.

Deja un comentario