La Klasika de San Sebastián 2018 – La Previa

Atrás quedó el Tour. Atrás quedó la victoria de Geraint Thomas. Pero aún queda mucha temporada, aún queda mucho ciclismo. Y este sábado vuelven las Clásicas…y el ciclismo vuelve al País Vasco tras el espectáculo que los aficionados euskaldunes brindaron el pasado fin de semana en la crono de Espelette.

Haciendo historia…

En 1981, 67 corredores salían de Donostia-San Sebastián para afrontar los 229 kilómetros de la primera Clásica de San Sebastián. 30 ciclistas llegaron a la meta en una edición marcada por la ascensión a Jaizkibel, la cual se hacía desde Hondarribia, y que se coronaba a poco más de 15 kilómetros de meta. Así lo contamos en Un caimán en Serranillos cuando hablamos del ganador de aquella edición, Marino Lejarreta, ciclista del equipo TEKA por aquel entonces y record-man de la carrera con tres victorias en su haber, la edición de 1981, la de 1982 y la de 1987. “Fue ese año cuando nació la Clásica de San Sebastián. Txomin Perurena preparó con mimo la carrera con sus pupilos apuntando a Jaizkibel, a 15 kilómetros de meta, como juez de la competición. Allí nació la leyenda de “El junco de Berriz”. Marino Lejarreta coronó en solitario Jaizkibel provocando una apoteosis total en su llegada a San Sebastíán”. Segundo en aquella edición fue Graham Jones y tercero Faustino Rupérez (foto de @comovaeso)

Clasica de San Sebastian 048

Edición 2017

Tal como viene sucediendo en las últimas ediciones Murgil Tontorra fue el juez de la carrera en la pasada edición. Tras la típica fuga consentida, que sobrevivió hasta la última de las ascensiones a Jaizkibel, se formó un peligros corte en Arkale del que formaba parte gente como Henao, Mas o Moscon. El italiano se fue sólo poco después de Errentería y no fue hasta las terribles rampas de Murgil Tontorra cuando fue cazado por un pelotón en el que se sucedieron los ataques. Mikel Landa acabó con la resistencia de Rigoberto Urán y de un Jelle Vanendert que fue el primero en marcharse y coronó en solitario, seguido muy de cerca por Bauke Mollema, Tony Gallopin y Tom Dumoulin. Todos ellos se fusionaban en la bajada y al grupo de Landa llegaba su compañero en Sky, Michal Kwiatowski, mucho más rápido que el resto, y que se impuso en el sprint final a Gallopin y Mollema, el vencedor en 2016.

El recorrido

Muy similar al recorrido del año pasado, será, de nuevo, Murgil Tontorra, con sus 1.8 kilómetros a más del 11% el juez de la carrera. El encadenado Jaizkibel-Arkale que tan decisivo era hasta el momento en que se introdujo la variante por “Igeldo” ha perdido protagonismo y apenas es terreno para desgastar a los grandes favoritos y descartar a todos aquellos que no lucharan por la victoria en las rampas finales (perfil por @cronoescalada)

100a0cdc-e543-4069-8d01-638ee49a659f

Los favoritos

Egan Bernal: este muchacho no parece tener límite. Ha hecho un Tour inmenso (ojito, era su debut en una carrera de tres semanas…) y vendrá a Donosti a liderar el Sky. Lo hará bien, fijo…

Tony Gallopin: apartado muy pronto del Tour de Francia por problemas físicos siempre compite bien en Donosti. Ganador de la carrera en el año 2013 siempre está en puestos nobles y el año pasado fue segundo tras Kwiatowski.

Los Izaguirre: ya no sé a quien de los dos destacar. Si señalo a uno es el otro el que aparece y viceversa. Prefiero señalarlos a los dos. Señalados por la gente y apoyados por el público se dejarán ver entre los mejores aunque Murgil Tontorra es, quizá, demasiado duro para ambos.

Greg Van Avermaet: cerca de ganar la carrera hace dos años Murgil Tontorra se antoja obstáculo insalvable frente a los grandes escaladores. Ha peleado mucho en el Tour y puede llegar algo cansado. A pesar de ello el año pasado fue TOP TEN en esta carrera.

Jelle Vanendert: el belga se movió el año pasado en Murgil Tontorra aunque el muro se le hizo demasiado largo. Esta temporada está viviendo una segunda juventud y se le ha visto activo, incluso, en el Tour de Francia. Puede ser una sorpresa en la Klasica.

Adam Yates: desapercibido en el Tour de Francia llegará a la Klasika, que ya ha ganado, con ganas de revancha. El recorrido se adapta perfectamente a sus característica y si ha superado sus problemas físicos debería entrar entre los grandes favoritos.

Julian Alaphilippe: estos finales explosivos le vienen muy bien al francés que, no obstante, se ha castigado mucho en el Tour de Francia. Fue 8º en 2015 y no ha vuelto a la Klasika pero, a buen seguro, es una carrera que no tardará en formar parte de su palmarés.

Mikel Landa: el mejor en Murgil Tontorra el año pasado…parecía haber llegado fino al final del Tour pero fracasó, estrepitosamente, en la cronometrada al final.

Primoz Roglic: a un pasito de hacer podium en el Tour de Francia ya se comprobó en la Itzulia lo bien que le vienen estos puertos explosivos. Y si falla el ex-esquiador Lotto Jumbo tiene como alternativa a un Steven Kruijswijk que viene de ser quinto en el Tour de Francia.

Bauke Mollema: ganador de la carrera en el año 2016 es otro de los ciclistas a los que esta carrera le inspira. El año pasado llegó después de haber asumido un papel secundario en el Tour de Francia y brilló como el que más, quedando a un pasito de la victoria (foto de @comovaeso)

20160730_224033

Normalmente el ganador de esta carrera o, al menos, la gente que lucha por la victoria viene del Tour y estará entre los citados.

Pero hay otros ciclistas que deberiamos, al menos, señalar: Diego Ulissi estuvo notable en Suiza y ha vuelto a la competición en Londrés; en su equipo estará también Rui Costa, desaparecido en combate todo el año; para Michael Mathews Murgil Tontorra sería demasiado duro; Ilnur Zakarin sabe sufrir pero apenas sabe bajar y para ganar en la Klasika hay que saber hacerlo; Rigoberto Uran abandonó el Tour por una caída y no sé cómo llegará a la Klasika; Enric Mas ya apareció el año pasado en la Klasika y este se ha exhibido en la Itzulia; Mikel Nieve es una alternativa para el Orica si Yates falla, otra vez; Omar Fraile ha estado soberbio todo el año y podría brillar en su tierra; Astana también tiene a “Supermán” López, pero no ha corrido desde el Giro; Pierre Latour y David Gaudu vienen en forma del Tour; y, por último, los Murias, como Garikoitz Bravo, o los Caja Rural, con el reciente ganador en Getxo, Alex Aramburu, buscarán protagonismo.

La apuesta de @comovaeso: Julian Alaphilippe.

Deja un comentario