El blog del cicloturista. Angliru, el infierno

Angliru, el infierno. Mi último día iba a ser el de ir al mítico puerto asturiano y rendir homenaje al Chava Jiménez. La salida la efectué en Oviedo a las 8:30 de la mañana, coincidió que era el día de San Mateo, festividad ovetense.

Salí desde la ciudad camino a Riosa por la nacional, sin apretarme, buscando calentar las piernas. En unos 25 km me planto a pie del coloso. La verdad que hasta el área recreativa de Viapará, es un puerto mundano, un puerto del montón… pero, hasta ahí.

Angliru tiene tres partes claves, la primera justo al pasar Viapará, donde sin esperarlo te golpea en la cara Les Cabanes y su 20%, es ahí donde te das cuenta que has entrado en la boca del lobo, ya no hay descanso… Lagos 15%, Les Picones 20%, Cobayos 21% y… la segunda parte clave del puerto, la Cueña les Cabres y sus 500 metros al 18% de media con máximas del 23%.

Cuando vas girando la curva de Cobayos, es un jarro de agua fría ver la recta interminable de La Cueña… lo mejor es agachar la cabeza y tomarlo con calma. Notas como se levanta la rueda delantera, tienes que retorcerte mientras inclinas hacia delante el cuerpo y luchas contra tu mente… y si, pasas la Cueña y viene la tercera parte clave, has dejado todo el deposito y aun te queda El Aviru 21% y Les Piedrusines 20%, parte donde en 2017, Poels recortó tanto a Alberto Contador.

Notas que no tienes más gasolina, pero sabes que te queda 1,5 km para superarte y coronar El Coloso. Por fin llego arriba y con una sonrisa de oreja a oreja afronto la bajada hasta la zona asfaltada donde se pone la meta de la Vuelta. Allí el cártel de puerto y uno con los ganadores del Angliru, te recuerdan también que tú has subido Angliru.

Dicen que no se termina de coronar Angliru hasta que se llega abajo… tienes que lidiar con las cagadas de vaca y las pendientes del puerto, se calienta la llanta de las ruedas hasta poder freír un huevo en ella. Coronado y bajado Angliru, las piernas estaban bastante bien y me decido a alargar la ruta subiendo El Padrun y La Manzaneda, puertos bonitos pasando por aldeas muy majas. Aquí acaba mi ruta asturiana.

Espero os gustase mi narración y las fotos que aquí abajo os dejaré de hoy también. Yo he disfrutado como un enano, pero también he sufrido, es parte de este bonito deporte, el mejor deporte que existe.

1F71A2A1-B515-4794-BC09-5C43A5CF64A3 C7F64336-BB88-4746-A0FD-5C8CFCD27B0A 34B6FFFB-71BD-4029-93A3-878E2A6550CF
92713683-D91C-44D9-8EC0-B3065D52C99A
1B4F8814-6C18-4CBB-8CB5-44EEF7695DCB 8256200F-E580-4723-8093-5590DF6A9306 0DC1DFA3-E1DF-4E83-94D8-92B18BE6699B

Deja un comentario