Italo Zilioli, el Coppino que nunca llegó

Dicen que nació para hacer historia en el Giro de Italia, pero la suerte no le sonrió en su carrera. También dicen que en sus piernas tenía un Giro de Italia, Giro que jamás pudo conseguir. Tras la decadencia y muerte del gran campeón italiano Fausto Coppi en los años 60, muchos aficionados italianos crearon una figura para hacer olvidar al Campionissimo. Le llegaron a apodar Coppino por su complexión delgada, sus grandes dotes para la escalada y su estilo poco explosivo, cualidades muy similares a las de Fausto Coppi. Italo Zilioli (Turín, 1941) era uno de esos ciclistas que conquistan a la afición. Impulsivo, lleno de valentía e instinto, Zilioli carecía de cálculo y frialdad a la hora de afrontar las grandes vueltas. Por eso y durante su carrera, pese a ganar más de 50 carreras y subirse al podio del Giro en cuatro ocasiones, nunca pudo ganar uno.

Italo Zilioli montaba en bicicleta por diversión, como cualquier niño pequeño, de ahí le empezó la pasión por este bonito deporte. Su amigo de la infancia le echó un pequeño empujón y gracias a los piques que tenían de pequeños por ver quien era mejor, decidió dar un pasito más y competir contra otros chavales en aquellos años 50. Sintiendo la necesidad de colocarse un dorsal en la espalda, un día mientras montaba en bicicleta, Zilioli preguntó a un chico que tenía que hacer para competir en carreras. El chico le habló de un club ciclista al que inmediatamente fue a apuntarse. En aquel Club Ciclista Gios, empezó a darse cuenta de que tenía talento para este deporte y tras ganar varias carreras como aficionado en el Piamonte y vencer el campeonato italiano de estudiantes, dio el salto a profesionales a finales de 1962.

El 63 fue su primer año completo como profesional, año en que demostró su talento y su manera de atacar ganando de forma consecutiva Giro dell’Appennino, Giro del Veneto, Giro dell’Emilia y Tre Valli Varesine, llamando así la atención de los tifossi, que empezaban a ilusionarse creando el mito del posible nuevo Fausto Coppi.

En 1964 empieza su historia con Giro de Italia enrolado en las filas del Carpano, donde tendría libertad para realizar una buena clasificación general. Con Franco Balmamion, Nino Defilippis, Franco Bitossi, Vittorio Adorni, Gianni Motta y sobretodo Jacques Anquetil como gran favorito que venía de ganar la Vuelta a España en 1963, la primera semana para Zilioli fue nefasta. Semana donde perdió bastante tiempo por sus pocas dotes contra el crono que le hicieron estar a casi 3 minutos de Anquetil. Durante el transcurso del Giro fue recuperando tiempo hasta quedar a un minuto del francés y con el tappone por delante el antepenúltimo día entre Cuneo y Pinerolo.

Su estilo impulsivo, siempre sin planear las estrategias le hizo atacar en el primer puerto, Colle della Maddalena, donde en su día,  por allí también atacó el gran Fausto Coppi. Con toda una etapa reina por delante era una autentica locura que así lo acusaron mas tarde sus piernas. Aunque llegó a meta en el grupo de Anquetil, aquel Giro Zilioli tenía piernas y demostró que con una estrategia elaborada, podría haber ganado la carrera. Para la historia quedará su primer segundo puesto con tan solo 23 años.

El del 65 fue un Giro de Italia que tuvo una figura de principio a fin, Vittorio Adorni ganó la corsa rosa con más de 11 minutos de ventaja frente a Italo Zilioli, segundo de nuevo y que no tuvo siquiera la posibilidad de poner en aprietos a su compatriota.

El elenco de figuras que se citó en el Giro de 1966 fue importante. Con Jacques Anquetil y Julio Jimenez a la cabeza, la primera jornada en Montecarlo dejó fuera de la pelea al francés cuando un tifossi al tratar de darle una botella de agua al campeón francés, esta calló y los cristales reventaron las ruedas de Anquetil que en meta perdió mucho tiempo. Jimenez portó durante las once primeras jornadas la maglia rosa, mientras Zilioli marchaba bien colocado en la general. Pero en la 17ª etapa, Gianni Motta dio un puñetazo en la mesa metiendo una gran diferencia en Levico Terme y casi sentenciando el Giro de Italia. Los casi 4 minutos que le separaban de Motta fueron imposibles de recuperar para un Italo Zilioli que de nuevo finalizó segundo la gran carrera italiana.

La generación llena de grandes campeones que le tocó vivir a Italo Zilioli quizá le privó de ganar un Giro de Italia. Volvió a ser una figura otros tantos años con algunos top-10 y un tercer puesto en 1967, pero la historia de la corsa rosa estaba escrita de otra manera para el italiano. Italo Zilioli es uno de esos grandes vencidos, uno de los vencidos que en el rigor de la batalla, quedan en el olvido muchos años después. Nosotros volvemos a recuperar su historia, porqué ciclistas como Italo Zilioli también hicieron grande al Giro de Italia.

Foto – Italo Zilioli durante la etapa del Giro d’Italia 1969 entre Trento-Marmolada. Italy, 5th June 1969. Creditos – Mondadori.

Deja un comentario en: “Italo Zilioli, el Coppino que nunca llegó

Deja un comentario